25 may. 2010

Aljucén (Badajoz)

Encina negra - Acuarela (18 Abril 2010) - 21,5 x 27,5 cm

Se abandona el embalse de Proserpina por asfalto, una carretera sin tráfico al tiempo que nos adentramos en paisajes de dehesas por las que, a pesar de la lluvia, se camina con comodidad sobre senderos de tierra de granito en los que no se forman esos barros que tanto horrorizan a los peregrinos.

Pasamos de largo por Carrascalejo cerrado a cal y canto, paré a tomar algo a la salida del pueblo y de seguido continuar hasta Aljucén (izquierda) donde pernoctamos en un albergue privado en el que no me gustó la atención hacia los que allí parábamos, donde se te oferta una cena mediocre, saben que la mayoría no volveremos, es lo que hay y como es probable que no te satisfaga te ofertan otra alternativa, la del bar al que cometí el error de ir a cenar el menú: sopa, ensalada y fruta (12 €), aquí te pillo, aquí te mato, y la señora luce en la pared un honorífico diploma de empresaria ejemplar otorgado por la Junta extremeña. Apunta y átate los machos, para algunas el paso de peregrinos no pasa de se un simple negocio. Mal entendido, porque el peregrino lo que busca es una atención sencilla, pero honesta, y si se actúa correctamente es negocio, que es correcto que lo sea.

2 comentarios:

  1. Tiene mucha potencia ese árbol costruido en sombras negras y losas de granitos. Antonia

    ResponderEliminar
  2. Bonito dibujo de la Iglesia de San Andrés.

    ResponderEliminar